Gonzalo Cardenete / UX Case Study

Volver al portfolio

Gonzalo Cardenete / UX Case Study

Volver al portfolio

Briefing:

Objetivos: Ofrecer seguridad para el aparcamiento de la bicicleta.

Target: Usuarios de bibicleta de Barcelona.

Valores: Colaboración, sostenibilidad, seguridad.

1. Investigar.

Entendiendo el problema:

La calles de las grandes ciudades como Barcelona están cada vez más saturadas. El coche ya no es una alternativa para quienes se mueven dentro del núcleo urbano y cada vez más cuenta con el rechazo de los jóvenes, preocupados por el medio ambiente y a menudo con pocos recursos.

0
Anclajes públicos

Reaccionando ante esto, la población opta por el transporte público, a veces repleto, o alternativas más económicas y sostenibles como la bicicleta.

Existen 25.000 anclajes públicos para bici en la ciudad, pero los desplazamientos en bicicleta no dejan de aumentar, llegando a superar los 167.000 diarios. El número de ciclistas se incrementa a mayor velocidad que la construcción de anclajes.

0
Desplazamientos diarios en bicicleta

Además, está prohibido aparcar la bicicleta fuera de estos puntos, pero la saturación y la inseguridad del aparcamiento es un hecho, por lo que los ciudadanos se ven obligados a recurrir a opciones como Bicing, Vadebike o a aparcamientos privados, con las molestias logísticas o económicas que los acompañan.

 

La estadísticas sobre tráfico local de bicicletas ponen en evidencia que la mayor parte de los traslados se hacen desde la residencia hasta el trabajo o centro de estudios, pero mapas como el de Strava nos indican que también existen otros perfiles que tienen intereses diferentes, más relacionados con una actividad deportiva o lúdica. Estas actividades no siempre se ven acompañadas de zonas seguras donde aparcar.

Planteando hipótesis:

Después de recopilar suficientes datos y pasada la fase de investigación inicial, se decide elaborar diferentes personas que sinteticen los principales perfiles que aparcan su bicicleta y por tanto, son objetivos de la inseguridad que esto conlleva. Destacamos “El deportista”, “El funcional”, “El casual” y “El Bikestyle”

 

El problema hipótesis que buscamos tratar es el sentimiento de inseguridad que tienen los usuarios de bicicleta cuando aparcan en la calle.

Antes de confirmar datos, se hacen suposiciones sobre cómo afrontan los ciclistas este problema:

Contratan aparcamiento privado, suben la bicicleta por el ascensor o escaleras al hogar/trabajo o cargan con candados pesados que a menudo cuestan casi tanto como la propia bici.

No tienen suficiente información sobre cuales son los lugares seguros donde aparcar, ni cuales son y donde están los negocios bikefriendly a los que podrían acudir con su bici sin que el aparcamiento sea un problema

Preguntando:

Una vez establecidos los perfiles principales, se buscan personas con esas características para hacer una primera tanda de entrevistas y validar las hipótesis.

A pesar de existir un guión, se intentan llevar en un tono informal y convertirlas en una conversación, ya que al tener previamente datos cuantitativos, resulta más valiosa la información cualitativa y los aspectos más emocionales.

Conclusiones:

De entre las hipótesis principales, se confirma la percepción que tienen los usuarios acerca de la escasez de anclajes públicos, así como su reticencia para pagar un aparcamiento público o unos candados de calidad que tienen un precio demasiado alto.

Por lo general, los entrevistados tienden a dejar su bicicleta en casa o en el trabajo, teniendo que cargarla escaleras arriba, lo que a veces trae problemas vecinales o conflictos en el trabajo por no existir un sitio dentro de la oficina donde dejarla.

Aunque reconocen la creciente inversión en infraestructura relacionada con la bicicleta, no están contentos con ella, ya que no satisface sus necesidades.

También confirmamos la falta de información acerca de negocios Bike Friendly o sitios seguros donde aparcar dentro de la ciudad. Incluso nos ofrecen acceso a informes que indican que cuando se pone carril bici en una calle, el volumen de negocio de los locales situados en ella crece.

 

2. Definir.

Con la información obtenida en la fase de investigación, se decide descartar dos de las personas y quedarnos con “La Funcional” y “El Bikestyler”, ya que ambos coinciden en un uso diario de la bicicleta como transporte y se encuentran con el problema de la inseguridad, mientras que “El Deportista”, por ejemplo, es un usuario esporádico al que no le influyen tanto las molestias de aparcar la bici en casa, mientras que el casual no es constante en el uso de la bicicleta y alterna con otros medios de transporte.

Nuestros usuarios serán ciclistas de grandes ciudades que utilizan la bicicleta cada día con recorrido A-B, y nuestro objetivo es facilitarle la tranquilidad cuando aparque en la calle, ya sea para ir a su casa, al trabajo o a un negocio intermedio, incluso procurarle el acceso a negocios asociados.

En la ruta diaria de un usuario de bicicleta encontramos pains mientras no están junto a su bici, que se intensifican en el momento de ir a buscarla, donde aumenta el temor a un robo.

El propósito de nuestra app no debe ser el garantizar la seguridad de las bicicletas, sino ofrecerle la información necesaria para aparcar de forma más segura, y una vez hecho esto, hacer que sepa en todo momento del estado de su bicicleta reduciendo su intranquilidad.

 

3. Idear

Enfocadas nuestras personas y sus necesidades, y sabiendo cuales de ellas debemos satisfacer, se hace un brainstorming con ideas sobre cuales son las mejores formas de solucionar los problemas. Estas soluciones se sitúan en una matriz Originalidad/Viabilidad en la que quedan seleccionadas las ideas mas inéditas y sencillas de desarrollar.

De ello, nace una solución colaborativa entre los ciclistas de Barcelona.

Bikehunters es una app que permite conocer el estado de tu bici cuándo está aparcada mediante la revisión y la validación de otros usuarios.

Después de registrarnos en Bikehunters, recibiremos una pegatina QR que pondremos en un lugar visible de nuestra bici, para que cuando la aparquemos y compartamos su localización por medio de la app, otros usuarios puedan llegar hasta su ubicación y escanear el QR, indicándonos que se encuentra bien o avisándonos si ha surgido algún problema. De este modo, podremos estar tranquilos en el momento en el que no tengamos la posibilidad de vigilar nuestra bicicleta de forma directa, ya que otros usuarios lo harán por nosotros.


Del mismo modo, también podremos escanear las bicicletas de otros usuarios y contribuir con la comunidad, ya que cuando lo hacemos, conseguimos puntos que se pueden canjear por cafés o promociones en tiendas de cicilismo. De esta forma generamos tráfico hacia los negocios bike friendly.

En el mapa de Bikehunters, además de las bicis de otros usuarios, podremos encontrar información sobre los negocios adaptados para bicicletas y los lugares seguros para aparcar dentro de la ciudad, lo cual facilitará en aparcamiento seguro de nuestros usuarios y a la vez, por medio de la app, registraremos los hábitos de aparcamiento que tienen los cicilistas, pudiendo usar estos datos para mejorar nuestro propio sistema de aparcamiento seguro e incluso para colaborar con otras empresas u organismos públicos.

Bikehunters sirve para reducir la preocupación por el estado de nuestra bicicleta mientras está aparcada.

• Permitir que otros usuarios nos avisen del estado de nuestra bici

• Obtener y proporcionar información de los sitios mas seguros donde aparcar la bicicleta.

• Indicar la localización de los negocios bikefriendly y crear promociones que fomenten su tráfico

• Validar la bicicleta de otros usuarios, creando una red colaborativa y consiguiendo puntos canjeables.

 

4. Prototipar:

Inicialmente, se abocetan las pantallas principales de la app.

Se prepara el mapa de navegación de la app, en base a las funcionalidades que previamente se han planteado.

En el proceso de recrear flujos de usuario nos centramos en las cuales son las funcionalidades principales para aprender cuales son los pasos necesarios que no habíamos previsto.

Desarrollamos un prototipo de baja fidelidad y se hacen test de guerrilla con usuarios reales, para realizar un aprendizaje previo sobre las pautas de comportamiento.

5. Validar

Después de realizar una evaluación heurística del proyecto y afinar la primera versión, hacemos un test con usuario real. Indicamos una serie de suposiciones de partida y objetivos a nuestro usuario y grabamos su interacción para mejorar nuestra experiencia de usuario y de esta forma, comenzar a iterar, mejorando nuestro producto.

Gracias por tu tiempo,

Gonzalo Cardenete · gzcardenete@gmail.com · 676 988 937